lunes, 24 de octubre de 2016

La travesía

Desnuda luce la frágil barca. Las olas palpitan, se acercan a ella, la abrazan. El aire es afilado y entre las escarpadas rocas suenan llantos inocentes. Cae la noche y con ella llega la calma. Miedo, hambre, desesperación, sueños y esperanza. Una luz perlada lo envuelve todo durante horas hasta que asoma el sol y dibuja un horizonte de fuego. Pasan las horas, los días... y siguen navegando rumbo a un destino incierto.


Obra; Velero y luna, de Gonzalo Torné. Realizada a la edad de 13 años. 
Texto; Verónica Grau.

martes, 12 de abril de 2016

Silueta

Nunca hubiera imaginado un final así para nuestra historia.
¿Amor u obsesión?... Me pregunto cada día que sentías por mí.
No me queda nada más que el recuerdo de tu último beso y el de ese dibujo torpe a tiza de tu silueta  sobre el pavimento.



viernes, 4 de marzo de 2016

Tránsito

Delicados recuerdos viajan a lomos del tiempo. Estallan los sentimientos y el silencio se adueña de las horas, de los días…
Hoy, salta entre las fieras, vuela entre las voces y navega entre tormentas. Mañana, x.



Obra; Gonzalo Torné.

martes, 15 de diciembre de 2015

Castillos de arena

Solían danzar toda la noche. Su lasciva sonrisa le arrebataba la cordura. Dos corazones palpitantes que deseaban ser conquistados. Pero hoy la realidad arde en sus venas. Ocultas están las sombras que en un pasado se buscaban, sellados están los labios que un día despertaron los más bellos sueños. Bajo un cielo borracho de estrellas él espera con esperanza que confianza vuelva, y se pierde en el silencio de su no respuesta.



Texto; Verónica Grau.
Fotografía; Sacada de la red, de autor desconocido. 

martes, 1 de diciembre de 2015

jueves, 26 de noviembre de 2015

Escultor de sonidos



Vuelvo a oírte pintar poesías.

Sigo el ritmo de las notas.

Palabras envueltas en colores.

Descubro la armonía de la vida.




Obra; Gonzalo Torné.
Texto e ilustración; Verónica Grau.

jueves, 15 de octubre de 2015

Tocando fondo

Vagó por las calles durante toda la noche, la luz de la mañana le devolvió a la realidad. Se refugió en casa. Desolado, con la mirada perdida, quedó dormido en el sofá. De sus manos cayeron cientos de carteles, en ellos estaba el rostro que tantas veces en la oscuridad había dibujado con sus dedos, y en grandes letras la palabra “Desaparecida”.

*****

Micro seleccionado en el concurso de Microrrelatos Internacional, Nocturnos, de Diversidad Literaria. Será publicado en breve en el libro, Inspiraciones nocturnas.
Texto y fotografía; Verónica Grau.