sábado, 12 de noviembre de 2011

Cinco fases

Este texto está basado en mi propia experiencia y en la de las personas que me rodean. Las cinco fases a las que me refiero en el titulo no son más que las etapas que he vivido hasta ahora, y las que he visto a los demás vivir. 
Primera fase; La niñez
La etapa más bonita. Inocencia y juegos. Donde la única preocupación es pensar si te has portado bien para que los Reyes Magos te dejen aquello que pediste. Donde todo el amor es para los papis. El único deber, ir al colegio y aprender. Nacen las primeras amistades, quizás algunas de ellas te acompañen durante años, otras son pasajeras. Todo es un descubrimiento. Aquí es donde la educación y los valores que te enseñen marcaran en parte tu vida.
Segunda fase; La adolescencia
Una etapa importante. Ahora desde donde estoy la veo bonita, divertida y la añoro pero cuando estaba en ella no la vivía así. Es un tiempo en el que la personalidad se define, pero los altibajos son constantes. Los miedos surgen, la vergüenza te hace perderte momentos bonitos. Los primeros amores se viven intensamente y cuando te decepcionan crees que eres la persona más desgraciada del mundo, que jamás encontraras el amor. Las amistades son muy importantes, son un apoyo esencial, pero como en el amor también se sufren desengaños con los amigos. Piensas que los mayores no te entienden. Y deseas ser mayor porque crees que todo es más fácil. Se tiene prisa para todo…Gran error.
Tercera fase; La fase adulta
La etapa más rápida. Unas personas por los estudios, otras por el trabajo, la familia, los hijos, el caso es que todo se centra en sacar adelante lo anterior y no te das cuenta de que los años están pasando veloces. Estas inmerso en una rutina, todos son problemas y facturas. No tienes tiempo ni de pararte a pensar, eres un robot y una víctima de la sociedad y el consumismo. Estas continuamente enfadado contigo mismo y con el mundo que te rodea. Ves y oyes pasar cosas a tu alrededor pero no te involucras, es como ver una película, cuando acabas apagas el televisor y continuas como siempre.
Cuarta fase; La mía
La etapa de los cambios. Esta en teoría tenía que haber llegado a ella dentro de unos añitos pero yo siempre fui muy adelantada en lo que respecta a la vida. Así que me incluyo antes de tiempo en esta fase.
Los hijos empiezan a ser más independientes, no te necesitan para todo, empiezan a volar de debajo de tus faldas. Las facturas no menguan al contrario… Vas perdiendo a las personas que quieres por vejez, enfermedad o antes de tiempo y de forma que no logras aceptar. Y llega un instante en que algo dentro de ti hace clik y miras hacia atrás, analizas tu vida. Te das cuenta que apenas te has enterado de esos años pasados, que todo ha ido tan rápido… Tienes recuerdos, fotos, vídeos, pero no sabes decir si en aquel momento lo disfrutaste. Reflexionas y ves que te queda tanto por hacer de aquello que soñabas. Empiezas a ver lo que realmente es la vida, lo que importa de veras. Todo se ve diferente, todo se siente diferente. Es ese momento o te declinas por el cambio o continúas tu línea, todo depende de las carencias que se tenga y del valor para llevar a cabo el cambio. 
Quinta fase; La más dura
La etapa del recuerdo. Bueno, de esta no puedo hablar demasiado, quizás si sigo con este blog dentro de mucho años más acabare de escribir esta fase. Por las personas de mí alrededor, esta es la etapa en que recuerdas toda tu vida. En la que te arrepientes y te alegras. En las que las enfermedades hacen aparición, impidiéndote seguir disfrutando de la vida. Creo que es la edad en que más cariño se necesita, más apoyo y más cuidados. Pero igual que es dura es bonito llegar a ella, es señal de que has vivido y si lo has hecho bien, habrás disfrutado de cada momento.

*************
Una ventana a los sueños
Llévame a través de tus versos a tu mundo. 
Un mundo de ensueño, donde las palabras son el alimento del alma. 
Donde el tiempo ralentiza su ritmo, los minutos se convierten en horas.
Donde el embrujo de la noche te abraza y la soledad se puebla de estrellas.
Con cada verso un suspiro, con cada estrella una sonrisa.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada