domingo, 26 de junio de 2011

La sangre eterna

Como cada noche desde hacía un tiempo Fabrice abandonaba su casa para recorrer las calles de París camino a su cita con Eliane. Desde hacía unos meses la oscuridad y el silencio de la noche eran  cómplices de los deseos de Fabrice.
Había llegado a su lugar de encuentro el Cementerio de Montparnasse, un remanso de paz en medio de uno de los barrios de la ciudad. Después de recorrer los senderos de flores entre lápidas, recuerdos y silencio, el silencio final.  Allí sentado junto a uno de las numerosas tumbas y rodeado de una espesa bruma,  espera….
Por fin aparece Eliane. Su silueta se dibuja entre la bruma, las curvas de una Diosa vestidas con una gasa de seda negra natural, su larga melena oscura resalta su delicada piel blanca, bella e irresistible. Su profunda y embriagadora mirada de la que él no puede apartarse.
Se funden en un abrazo lleno de deseo. Fabrice acaricia el cuerpo de ella suavemente, el tacto de su piel es frio y ardiente a la vez, besa sus hipnotizantes labios, son su dulce y tortuosa obsesión.
Sus cuerpos se convierten en uno, la pasión deja paso a la lujuria, entre suspiros y gemidos de placer  llegan al clímax, la noche avanza, el tiempo se acaba.
Eliane lame su cuello lentamente y entonces sus instintos despiertan. Puede oler el aroma de la sangre oxigenada que corre por las venas de Fabrice, su excitación crece….
Él siente los colmillos clavándose en su cuello y la aparta bruscamente. La oscura criatura que habita en su interior no puede resistirse  a los placeres de la sangre.
-No Eliane!!
-Lo siento Fabrice, perdóname, no puedo más, no quiero hacerte daño te amo, pero no puedo controlar mi sed de sangre. Me amas Fabrice?
- Claro que te amo, más que a mi vida.
- Entonces ven conmigo estaremos juntos eternamente.
Fabrice estaba algo confuso, su alma en un vaivén entre su realidad y la vida eterna, la inmortalidad junto a ella, los placeres le esperaban en forma de mujer, aquella Diosa que lo hipnotizaba cada noche.
Esa sería su última noche como mortal. Su mirada, su suave y sensual voz hicieron que se  entregara  a ella sin pensar en nada más.
Ella se acerco  a él cogió con suavidad su cuello y clavo sus colmillos. Tras vaciar por completo su cuerpo Eliane se hizo  unos cortes en sus venas, la sangre salía a borbotones, acerco su brazo a los labios de él y dejo caer en su boca su sangre, una sangre que lo condenaría…
-Bebe de mi sangre y serás inmortal como yo. La vida eterna te espera conmigo, bebe mi amor.
Mientras la nueva sangre corría por sus venas sintió una sensación desconocida hasta ahora, la del eterno poder, firmando así su paso a otra vida, la de los no-muertos.
Saciado su cuerpo quedo adormecido en los brazos de Eliane, la Reina de los súcubos lo contemplaba  extasiada, por fin tenía alguien con quien compartir su eterna soledad. Ella no lo amaba como él creía.
Antes de que los primeros rayos de sol aparecieran se resguardaron en un panteón abandonado que les serbia de guarida. Donde descansaban esperando de nuevo que el sol acabara su reinado y la luna se alzara.
Fabrice despertaba al anochecer entre pesadillas, un sudor frio recorría su cuerpo consciente entonces de lo que había sucedido. Pensó entonces en la única persona que le echaría de menos, su hermana Danièle, menor que él y la única familia que le quedaba. Pero ya no había vuelta atrás, estaba condenado a vivir eternamente. Intento ordenar su mente.
Enseguida apareció  ante el Eliane y le convenció con su cuerpo, sus caricias y sus besos  de lo dulce que era el sacrificio al que se había sometido.
-Es la hora de jugar Fabrice, sígueme mi amor…
Se desplazaron hasta el Parque Monceau en busca de alguna victima para saciar su sed. Pronto Eliane diviso un vagabundo que se encontraba durmiendo en uno de los bancos del parque.
-Espérame aquí  amor, lo preparare para ti.
Fabrice sentía un placer intenso, estaba excitado viendo la escena de ella acercándose a su víctima. Sus colmillos crecían de tamaño y empezaban a sobresalir a través de su boca.
-Hola, perdona estas bien? me llamo Eliane.
El hombre levantaba su mirada y viendo semejante mujer se incorporo rápidamente….
-Hola!! Ahora me parece estar en el paraíso, me llamo Eugène.
Ella usando sus armas más sensuales se iba cada vez acercando cada vez  más a su inocente víctima. Cuando estaba a punto de besarlo abrió la boca, sus colmillos afilados hicieron a Eugène gritar de pánico. Ella con una fuerza inhumana lo sujeto  como a una marioneta y le mordió en el cuello, succionando lo justo para dejar sin sentido a Eugène.
-Ven aquí Fabrice es todo tuyo, bebe….acércate y bebe, es tan excitante lamer la sangre, succionar la vida de estos pobres mortales.
El se acercaba debatiéndose entre el  deseo de probar aquel fluido apetitoso que emanaba de aquel cuerpo y el rechazo a quitarle la vida a un ser humano, algo que hasta  hace poco había sido él. Todavía quedaba en su interior algún indicio de humanidad.
- No, no puedo hacerlo Eliane, no me gusta este juego, déjalo vivir por favor.
- Que estás diciendo, ven aquí ahora mismo. Tienes que alimentarte es tu naturaleza no puedes luchar contra ella. No voy a dejarlo con vida, si tu no lo haces lo hare yo.
- No, no matare a nadie….
La mirada de ella era fulminante y aterradora. Fabrice se dio cuenta de la verdadera naturaleza de la criatura de la que se había enamorado. Mirándola con aquel inocente en sus brazos, veía como disfrutaba mientras la sangre resbalaba por la comisura de sus labios, no ceso hasta acabar con la última gota de sangre.
No reconocía a su Eliane, su Diosa…. contemplaba la escena horrorizado y solo veía un animal, ella levanto la mirada invitándolo de nuevo al festín, su cara desencajada, su mirada  asesina y sus labios llenos de sangre hicieron a Fabrice huir de allí.
Después Eliane corrió tras él, que había regresado al panteón. Aturdido por la escena y confundido por los deseos de sangre que había experimentado.
- Tómatelo como un juego Fabrice o la victima acabaras siendo tú. Ya no eres de los suyos, eres como yo, un vampiro y necesitas la sangre humana. Te quería para que me acompañaras en mis juegos, que disfrutáramos del placer de matar y del placer carnal, pero así no me vales Fabrice, piénsatelo tienes toda la eternidad…
Las noches pasaban y Fabrice se alimentaba de animales vivos o muertos que encontraba en el parque. Mientras ella se paseaba en busca de victimas, Grabielle, Florian, etc… los nombres no importaban solo eran piezas apetitosas que desangrar, ella disfrutaba torturándolos, sintiendo el terror que experimentaban, la mirada de pánico la excitaba todavía más.
Los dos estaban completamente distanciados, él había pasado del amor al odio tan rápido como de la vida a la inmortalidad.
 Aprendió a controlar sus instintos, su sed de sangre humana. Sabía que mientras por sus venas no corriera la sangre de un mortal y no probara el placer de matar, sus recuerdos y lo que le quedaba de alma permanecerían intactos. Se sentía engañado cruelmente por aquella criatura sin alma.
Fabrice no podía soportarlo más, cada noche al despertar tenía el mismo deseo…Quiero volver a la vida, quiero envejecer y  poder morir.
Decidió entonces que acabaría con ella. Tenía que darse prisa, el tiempo que tenia mientras que ella se refugiaba en su tumba y el amanecer era escaso.
Esa idea le rondaba hace días por eso aprovechaba los objetos que las victimas de Eliane llevaban consigo, se acercaba una vez ella había abandonado el cuerpo y rebuscaba. Así se hizo con una daga, su empuñadura era dorada y una serpiente la envolvía.
Y llego el día que tanto había planeado….
 Espero a que regresara a su tumba y cuando se quedo dormida, cogió la daga y sin pensárselo se lo clavo en el corazón, un golpe certero que hizo arquearse su cuerpo, abrió sus ojos y viendo quien estaba acabando con su vida grito, su grito fue desgarrador. Corrían ríos de sangre, la de sus víctimas.
Ella intentaba en vano atacar a Fabrice, mostraba sus colmillos todavía ensangrentados, él retorcía la daga desgarrando por completo el corazón hasta que Eliane sin fuerzas cerró sus ojos.
Él contemplaba aquellos labios excitantes que le habían condenado a la eterna oscuridad, prefería permanecer solo que seguir siendo testigo de la muerte de todas aquellas personas.
Después como había visto tantas veces en las películas de vampiros que le fascinaban, cogió con fuerza la daga y  la decapito. Después  quemo su cuerpo acabando para siempre con Eliane.
Volvió a su tumba antes de que amaneciera por completo.
Un año más tarde…….
Como cada noche desde hacía algún tiempo Evelyne una chica solitaria de aspecto gótico con una larga melena negra, ojos de un azul grisáceo intenso, acudía a su cita en el cementerio de Montparnasse.
Allí sentada sobre la tumba de su mejor amigo con quien había compartido su afición por los temas oscuros, leía una y otra vez el epitafio “Más Allá de la vida….hay otra vida, espérame allí hermano. Camino hacia ti,  Daniéle”.
Los ojos de Evelyne se llenaban de lágrimas. Entonces apareció él….
-Abrázame fuerte Fabrice, se  me rompe el alma cada vez que leo esto.  Tu hermana no pudo soportar tu ausencia, la soledad. Pensó que quitándose la vida estaría junto a ti de nuevo. Cuando leí tu epitafio en la nota que dejo antes de suicidarse comprendí lo que pensaba hacer pero no llegue a tiempo.  Mi corazón se hizo pedazos, quisiera haberle gritado que ese no era el camino que la llevaría a tu lado.
- Siempre te he querido Fabrice, llévame contigo, hazme tuya eternamente. No soporto más esta soledad, esta vida….
Fabrice sabia a lo iba a condenar a su amiga pero egoístamente cedió a sus deseos, el ritual se repetía y Evelyne despertó a la no-vida eterna.



                               


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada